El retraso escolar y los problemas de conducta, dificultades en las aulas de los niños adoptados

Fuente: Dario de Navarra. Lunes, 10 de noviembre de 2008. SONSOLES ECHAVARREN

– En la última década han llegado a Navarra 816 menores adoptados en otros países- Bienestar Social propone a los centros unos protocolos para que se reflexione sobre el tema- Gonzalo cursa 2º de Primaria en Larraona y Liuba, 3º de Infantil en el Sagrado Corazón.

El retraso escolar, el desconocimiento del castellano o los problemas de conducta (como comportamientos similares a la hiperactividad, contestaciones a los profesores o falta de atención en clase, en algunos casos) son algunas de las principales dificultades que se encuentran en los colegios o institutos los niños que han sido adoptados en otros países. En la última década, han llegado a la Comunidad foral 816 menores nacidos en el extranjero y que han sido adoptados por familias navarras.
De ellos, la mayoría (658, el 70%) cursan Educación Infantil y Primaria. 130 (15%) están matriculados en la ESO (12-16 años) y los 118 restantes (14%) son menores de 3 años y aún no están escolarizados. La mayoría de los menores proceden de Rusia (226), China (176), Perú (67) o Colombia (63).
Psicólogos del departamento de Asuntos Sociales han elaborado un protocolo de actuación que pueden seguir los centros escolares para abordar dificultades con estos pequeños. Estas recomendaciones son meramente orientativas y en ningún caso vinculantes para los colegios. A principio de año, fue el departamento de Educación el que pidió asesoramiento a los técnicos de Asuntos Sociales para abordar esta situación. Tuvo lugar una jornada en las que participaron alrededor de 80 orientadores escolares y de las que salieron estas recomendaciones. Participaron la directora general de Ordenación, Calidad e Innovación, Teresa Aranaz; la directora general de Familia, Loren Albéniz; la directora del servicio de Promoción, Atención y Protección a la Infancia y Adolescencia, Ana Lete; y el psicólogo responsable de las adopciones José Luis Martínez.

“En la escuela se viven estas situaciones con excesiva normalidad. Se piensa que el niño adoptado no tiene ninguna peculiaridad. Lo que se pretende es que se reflexione y se vea que tienen unas necesidades específicas, que no especiales”, apunta José Luis Martínez. “Nosotros sólo damos unas pautas”, insiste.

La integración en la escuela, explica, no debe hacerse nada más llegar a Navarra. “Sería preferible que los niños, primero se adapten a su nueva familia y al entorno. Y luego, vayan al colegio. Aunque eso no suele ser lo más habitual y empiezan la escuela nada más llegar”. Una vez en el colegio, continúa, se debe escolarizar al pequeño según su nivel de desarrollo, no su edad. “Aunque se les ponga en un curso inferior no importa. No debe haber prisa”. Muchos niños precisan apoyos escolares porque ignorar el castellano o traen un retraso académico. “Algunos niños pueden parecer hiperactivos, maleducados o caprichosos. Pero es que son unos supervivientes y es su forma de afianzarse”.

Adopción y embarazo

José Luis Martínez insiste en que los padres deben informar al colegio de que sus hijos son adoptados. “Aquí surge un problema. ¿Qué debe saber la escuela? Siempre hay que respetar la confidencialidad”. La escuela debería, según los psicólogos, abordar el tema de la adopción con naturalidad en los currículos de algunas materias. “Por ejemplo, cuando se trate el tema de la familia, se debe explicar que existen diferentes tipo. Si se les piden que cuenten cómo fue el embarazo de su madre o cómo eran ellos de bebés, estos niños pueden sentirse desplazados. Los profesores deben tener en cuenta estas situaciones”, apunta Ana Lete. La escuela, insisten, debe ser “una oportunidad” para los niños. “Un lugar donde puede encontrar un apego”.

Enlaces de interés

You may also like

Leave a comment