Taller para niños y niñas: Chikung y Expresión de Emociones

La mente tiene la capacidad de reflexionar sobre sí misma,  de centrarse en su propia actividad y así poder sintonizar con los estados emocionales y los pensamientos que discurren en nuestro interior.

Esta capacidad de conectar con nuestro estado emocional es la puerta para poder conectar con el otro. Poder desarrollar el triángulo de Siegel (yo/tu)-Nosotros.

Eso es lo que todo padre desea para sus hijos, que pueda conectar con lo que ocurre en su interior y con el exterior. Y nos hemos preguntado acaso  ¿qué ocurre si nuestras experiencias han sido tan dolorosas e intensas, quizás desde nuestro nacimiento? Esté claro que  vamos a evitar contactar con ellas, es un mecanismo de defensa, de protección. Y además, puede ocurrir que no hayamos tenido la experiencia de un contacto cálido y acogedor y por lo tanto nos cuesta tolerar las sensaciones corporales.

Y si es así, ¿cómo logramos conectar con nuestro espacio mental? No va a resultar fácil y para ello primero tendremos que tomar contacto con nuestro cuerpo.  No podemos olvidar que las emociones y la actividad mental se expresa por medio y a través del cuerpo.

Desde ahí que conectar con el cuerpo, con lo que el cuerpo está expresando de nuestra actividad y estado interior, es el primer paso para poder observar nuestra mente y resonar con la mente del otro y propiciar una madurez del pre-frontal medial, el último estadio madurativo del cerebro.

Por todo ello, queremos proponer un programa donde propiciemos el contacto corporal y la sintonización emocional, utilizando el movimiento como vía de expresión. Buscamos la autoregulación fomentando sintonía corporal.

Hemos elegido el Chikung como sistema básico y la introducción de algunos ejercicios de Taichi, con el objetivo de combinar ejercicios físicos armónicos y de  imaginación que se puedan adaptar a las diferentes características temperamentales de los niños que conformen los grupos. Perseguimos un contacto corporal y un estado de atención relajada que facilite conectar con las emociones. Una vez conseguido realizaríamos diferentes dinámicas emocionales que faciliten la conexión, identificación y la tolerancia de las emociones.

PROGRAMA 12 SESIONES / UNA SESION SEMANAL DURANTE 3 MESES

El programa será coordinado y dirigido por Cristina Cortés.

La dinámica corporal será coordinada y llevada a cabo  por Javier Seminario, profesor de Chikung y Taichi con amplia formación en prácticas orientales.

Y las dinámicas emocionales serán coordinadas por Cristina Cortés y Gabriel Marín, psicólogos de Vitaliza con amplia formación en psicotraumatología.

Organizaremos la actividad distribuyendo a los niños por edades:

Grupo A niños de 6 a 8 años ambos inclusive.

Grupo B niños de 9 a 11 años ambos inclusive.

Inicio a partir del 10 de septiembre, las sesiones serán los martes:

-10, 17 y  24 de septiembre.

-1, 8, 15, 22 y 29 de octubre.

-5, 12, 19 y 26 de noviembre.

Horario para el grupo A (niños de 6 a 8 años), 17:15 horas a 18:15 h.

Horario para el grupo B (niños de 9 a 11 años), 17:45 h. a 18:45 h.

Antes de empezar el curso (última semana de agosto y primera de septiembre) desde el gabinete de Vitaliza se pondrán en contacto con las familias para concertar una cita y realizar un test a los niños en su sede, otro test se realizará una vez finalizado el curso. Así que necesitamos que en la inscripción figure un teléfono de contacto.

El curso se impartirá en las instalaciones de VITALIZA en la Calle Irunlarrea nº 8, oficina 13, 31008, Pamplona. Donde vamos a contar con las instalaciones y el espacio para poder  realizar esta actividad, contaremos con una sala de 70m para realizar los ejercicios y una sala de 28 m para las dinámicas emocionales.

PRESUPUESTO: El precio por niño es de 50 euros.



 

You may also like